Estudio Biomecánico

La forma de pisar tiene una relación directa con las lesiones en un deportista. Al ser un gesto que vamos a repetir millones de veces durante la actividad deportiva, cualquier pequeño defecto puede dar lugar a una lesión.

 

Lo ideal sería realizar un estudio biomecánico previo a la aparición de la lesión. Este estudio estaría indicado en cualquier persona que comience a practicar deporte de forma habitual y por supuesto en todas aquellas personas que lo realizan de forma intensa o profesional.

 

El pie es una estructura verdaderamente compleja, formada por 28 huesos, 33 articulaciones y más de 100 tendones. Toda esta complejidad está pensada para que en cada paso el pie tenga capacidad de moverse y con ese movimiento asumir la amortiguación necesaria para no lesionar otras estructuras como la rodilla. Hemos de entender que cuando una persona corre puede cargar en el pie de apoyo hasta 3-4 veces su peso. La  arquitectura del pie  (forma de bóveda elástica) y la movilidad del mismo es lo que nos permite disfrutar de nuestro deporte salvando al resto del sistema osteomuscular de una gran parte del impacto que se produce en la práctica deportiva.